La no tan bonita historia de Sega (I)

Como seguero que soy, siempre he querido escribir sobre la historia de Sega, compañía que por una parte dio bastantes alegrías, pero por otra penas. Podría empezar desde sus inicios como creadora y exportadora de máquinas recreativas hace décadas, pero no voy a seguir con el orden cronológico establecido. Comenzaré por lo feo, lo oscuro, la época en la que el imperio del erizo se desmoronó estrepitosamente tras haber maltratado a sus fieles durante años. Si lo hago de esta manera es porque quiero terminar los 3 o 4 textos que tengo en mente de manera feliz, con una 16-bits llamada Mega Drive luchando contra su enemiga Super Nintendo, en tiempos en los que podías ser azul o rojo sin tener connotaciones políticas, pero en los que igualmente se desencadenaban terribles conflictos sociales (peleas en el recreo, vamos). Claro que si tu padre se apellidaba Millonetis, siempre podías poseer ese Ferrari llamado Neo-Geo… pero es que Neo-Geo era tan cara que ni siquiera consiguió hacer un poquito de sombra a Super Nintendo y Mega Drive.

Queridos amigos, en este tochito hablo de la historia de una consola que, como otras de su misma compañía, mereció mejor suerte y unos padres menos hijos de puta; pero desgraciadamente, tal y como rezaba el título de la película Una serie de catastróficas desdichas, Sega Saturn tuvo una vida muy accidentada, he aquí un análisis sobre las causas de su jodida vida.

Prehistoria.

Lectores, demos un salto en el tiempo y situémonos a principios de la década de los 90. Por aquel entonces se libraba una batalla campal, tecnológica y publicitaria entre las dos principales compañías del sector de los videojuegos. A un lado del ring se encontraba Nintendo, que con Super Famicom/Super Nintendo como principal estilete se enfrentaba a Sega, la cual intentaba contrarrestar a su rival con su Mega Drive/ Genesis.

La primera se encontraba altamente asentada en territorio japonés, mientras que Sega tenía en su poder una buena parte de los pasteles americano y europeo. A pesar de ello, la compañía de Sonic en vez de hacer fuerza contra La Gran N, se encontraba dividida entre sus facciones americana y japonesa (la europea desgraciadamente pintaba poco en aquel panorama).

La carrera por los 32 bits fue peor que la de los soviéticos y los americanos en su batalla por el espacio. A pesar de gozar las 2D de una increíble salud, Sega y Nintendo se vieron enzarzadas en un rifi-rafe por mejorar sus consolas mediante add-ons. Nintendo se alió con Sony para crear el SNES CD-Rom, al cual abandonó prontamente para centrar sus esfuerzos en la creación y potenciación del Chip Super FX, gracias al cual nacieron obras del calibre de Super Mario World 2: Yoshi’s Island o la saga Donkey Kong Country, juegazos que obtuvieron su merecido éxito.

Sega, por su parte, se dedicó a la creación de Mega CD y 32X, dos aparatos que se acoplaban a los distintos modelos de Sega Mega Drive y que supuestamente una vez conjuntados, se obtenía una consola de 32 bits (y que, conjuntados también, te salían por un ojo de la cara).

Aquí es donde yo veo el punto de inflexión de la caída de Sega. Aparte del despilfarro ocasionado por el dueto Mega CD-32X, se dejó en el olvido el que realmente estaba destinado a plantar cara al Chip Super FX: El Sega Virtua Processor.

Dicho chip solo tuvo un juego en su haber, la primera adaptación casera de Virtua Racing, juego mediocre pero que mostraba unos pedazos de gráficos para la época que echaban p’atrás. La verdad es que es una pena la manera en la que se mandó al carajo este invento, ya que se pudo haber explotado de manera considerable (de hecho según The Punisher, cuando trabajaba para Sega figuraban en las listas de lanzamientos obras como Virtua Fighter y Star Wars Arcade, dos creaciones que finalmente vieron luz en 32X).

Historia.

A la vez que Sega iba montando de manera rocambolesca su grotesco Transformer, también comenzó a esbozar lo que sería su futura consola de 32 bits, nombrándola inicialmente como “Gigadrive” y buscando con ello una especie de “evolución” en la linea de la compañía con respecto a lo “Mega” de su 16 bits.

En un principio, Sega Saturn iba a ser una consola centrada en las 2D, mostrando unos gráficos bidimensionales que iban a dejar a la generación anterior a la altura del betún. Hasta aquí, todo era un anuncio de compresas con su correspondiente musiquita pastelosa.

Pero llegó Sony (que conste que no me he olvidado de Nintendo 64, pero fue la pequeña gris la que acabó destrozando a Sega).

El gigante japonés, tras abandonar el anteriormente citado proyecto nintendero, se lanzaba ahora en solitario con su PlayStation dispuesta a todo.

Para ello dio un golpe en la mesa anunciando bondades 3D (que irónicamente empezaron a ganar protagonismo con la placa Model 1 de Sega…) en su pequeño bebé. Sega, ante tal medida, decidió cambiar la estructura interna de su futura Sega Saturn, a la cual capó algunas de sus capacidades 2D, pero ganando terreno a las 3D.

Cabe reseñar que a pesar de ello, Saturn consiguió ser una consola capaz de lo mejorcito sobre el plano de las dos dimensiones, muestra de ello son pequeñas maravillas como el predecesor espiritual de Odin Sphere para PlayStation 2: Princess Crown, el cual no salió de Japón, o algunos juegos de lucha made in Capcom como puede ser Street Fighter Zero 3, toda una señora virguería como conversión o el viciante Saturn Bomberman. Pero no solo de la bidimensionalidad vivió, títulos como Nights (que venía acompañado del novedoso Control Pad 3D), Virtua Fighter 2, Fighters Vipers y el crossover de ambos, Fighters Megamix o Resident Evil entre muchos otros.

Pero como a partir de estos años a Sega absolutamente todo le empezó a salir como el culo (o siguió a haciendo todo de puta pena, según se mire), su bajada de pantalones en favor de las 3D les acarreó problemas para la programación de juegos por parte de las third parties, las cuales acabaron centrándose en la gran vencedora del grupo de consolas de quinta generación, Sony PlayStation.

A pesar de sus esfuerzos en Japón en el terreno de la publicidad con Segata Sanshiro como estandarte, incluso en este campo Sega cosechó una derrota clarísima (como muestra, este anuncio es un señor K.O. por parte de Sony). Si a todo ello le sumamos la facilidad con la que se podía piratear una PlayStation (a lo que siempre dio la sensación de que Sony no hacía demasiado por evitar dicha situación…) y los títulos a los que tenía que hacer frente a sus rivales (Sony en ese aspecto se movió a las mil maravillas, obteniendo licencias por doquier entre las que destacaban Final Fantasy VII, Tekken o Metal Gear Solid por poner “simples” ejemplos, teniendo a Nintendo a ese Juego llamado Super Mario 64 como carta de presentación para Nintendo 64), no podemos obtener otra cosa que un soberado Fatality que desembocó en la pronta aparición-extintor de Sega Dreamcast, una de las mejores consolas de sobremesa que han existido jamás.

Con toda la parrafada que os acabo de soltar, quizás podáis pensar que Sega fue muy desgraciada y tal, pero lo cierto es que ella misma se auto-condenó con la creación de algunas conversiones patateras de sus recreativas, la cancelación de muchos proyectos punteros, o con las puñeteras decisiones de no sacar auténticos juegazos de las fronteras japonesas.

Dentro del grupo de juegos que no salieron de Japón podemos ver la que iba a ser la respuesta de Final Fantasy VII: Grandia, el cual curiosamente arribó a nuestra tierra gracias a PlayStation; el port de Radiant Silvergun, uno de los mejores matamarcianos de toda la historia y que cuenta con el sello de esos genios que se hacen llamar Treasure (Gunstar Heroes, Ikaruga, Sin and Punishment, etc.); o la decisión de traer solo uno de los tres episodios de los que se componía Shining Force III, serie que contaba con bastantes adeptos en Occidente.

Si ya de por sí esos tres juegos justificaban la compra de la consola, con las cancelaciones de vacas sagradas del calibre de Shenmue, Virtua Fighter 3 y Sonic Xtreme fue el acabose. Si bien es cierto que habría que analizar el contexto por el cual fueron cancelados (cada uno tiene sus particularidades, y en el caso de Shenmue es hasta medianamente comprensible ante la salida de Dreamcast, lo que no quita que tuviese una pintaza INCREÍBLE para la época), lo cierto es que podrían haber sido estandartes de la consola para acompañar al sempiterno Nights. Sin ir más lejos, estaba previsto realizar un combo anti Mario 64 y Crash Bandicoot para la “temporada” 96-97 que habría estado formado por Sonic Xtreme y Nights, pero todos sabemos que se quedó cojo incluso antes de nacer. En el fondo me resulta triste saber que Saturn fue la única consola de Sega que no gozó con un Sonic de los de toda la vida propio…

Resumiendo todo lo que quiero expresar sobre esta infravalorada consola: Sega tuvo mala suerte al toparse en el camino con un monstruo gris, pero aun así, en cierto modo se portó mal con sus usuarios, a los que violó (bueno, no tanto :P) durante años, hecho que un tiempo después, cuando consiguieron crear LA consola, les pasó factura, pero eso es algo que veremos en la segunda entrega de esta serie.

Hasta la próxima :).

Fuentes: http://www.retrogaming.com.ar/ (declaraciones de The Punisher), Hobby Consolas y Superjuegos del año de la pera.

Anuncios

25 comentarios

  1. Dedico el artículo a dos segueros de pro como Jumafas y Adol3. Aunque no hable muy bien de esta consola (por la que sienten HAMOR), sé que aunque sea un poquito, les gustará leer sobre ella :P.

  2. Mi querida Segaaaaaaa T_T

    Hizo las cosas mal, es cierto, pero tenia usuarios que aun en los peores momentos disfrutábamos al máximo con su producto, sigo teniendo en casa tanto mi Saturn como mi DC y aun hoy en día me lo paso genial jugando con ellas.

    Saturn merecía más tiempo y dedicación y Dreamcast es absolutamente inconcebible lo que le pasó, es una consola increíble con un catalogo increíble y con funciones adelantadas a su tiempo.

    ¡Que vuelva la Sega de antes!

    PD: Felicidades por el artículo

  3. Aunque siempre fui seguero, reconozco que me pasé a la PlayStation viendo el percal 😛 (aunque estuve a punto de comprarme una Saturn por juegos como Manx TT o Virtua Fighter 2).

    Lo mejor de Sega no es ya que tuviese unos usuarios que aguantaron lo indecible, sino que incluso ahora la gente se sigue interesando por ella con temas de homebrew y cía, aparte de que siguen sacando juegos para MD y DC de vez en cuando :)…

    Yo por mi parte, aun sigo comprando cosillas que voy encontrando, vamos, que hoy estoy fundiendo el Crazy Taxy DC que me compré ayer junto con El Rey León de Mega Drive XD.

    Un saludo Den, y gracias por el comentario :).

  4. Ojo, que no te niego que yo también me pasara a la PSX, básicamente porque dejaron de salir juegazos para Saturn y si querías estar “al día” y jugar a lo mejor del mercado tenias que cambiarte.
    En cualquier caso, eso no quita que cada vez que tenia en mis manos un juego nuevo de Saturn, lo jugara con especial cariño y dedicación, quizá apreciandolo más de lo que debería, es lo que consiguió Sega en muchos de nosotros..

    Pero vuelvo a decirlo, lo de DC fue una injusticia abismal, la mayor de la historia de los videojuegos…

  5. Si yo te entiendo perfectamente. Yo cuando tuve que elegir entre una u otra, aunque quería “continuar” a mi Mega Drive, la balanza ya estaba inclinada a favor de Sony (por entonces ya estaban en liza los Ridge/Rage Racer, Gran Turismo, Final Fantasy, ISS Pro, Final Fantasy VII… era demasiado :P).

    La parte de DC vendrá explicada en la continuación de este artículo. Es curioso que lo que hace 10 años no funcionó, ahora lo haga con las consolas actuales…

  6. No te cebes demasiado con ella en la continuación 😛

  7. El ilustrismo cobra 1 euro cada vez que alguien dice HAMOR.

    Aún no me he leído el articulo porque estoy muerto pero lo guardo para mañana donde ya podré odiarte por molestar a mi querida SEEEEGAAA

  8. Buf, pues Adol y yo te debemos una pasta, Kirkis XD.

    Yo también soy seguero, pero qué quieres que te diga:

    FUE UNA MALA MADRE CON SUS DOS ÚLTIMOS HIJOS >< XD.

  9. Por fin alguien que ama a SEGA y no culpa a SONY de todas sus desgracias sino que reconoce una mala planificación por parte de la empresa tanto en avances tecnológicos, precios, trato al cliente (especialmente al cliente europeo), etc

    Me gusta SEGA, pero no me dejaron más opción que comprar una pequeña gris en su día. Quizás en el futuro cuando se recuperen económicamente, vuelvan a la lucha haciendo las cosas bien.

  10. Gracias Gamboi,y debo decir que no siento violado por Sega,es mas,los mejores recuerdos videojueguiles los tengo gracias a ella. Con saturn no se hicieron las cosas demasiado bien,pero la puta Sega of Europe nos vetó de muchos títulos que no tuvo interés en traer para acá.Estaban obsesionados con los títulos de recreativa como lo mejor de la consola,y eso no se empezó a ver hasta la llegada de los 3 magníficos, Sega Rally,Virtua Cop y Virtua Fighter 2.
    Con el tiempo he descubierto el catálogo japonés de Saturn y tiene verdaderos juegazos y también te das cuenta del tremendo potencial de la máquina en 2 y 3D. Princess Crown y Astal son el climax de las 2D.

  11. De nada Adol ;). La tónica de “no traer juegos de clase C” a Europa (cuando dicha distinción era MUY subjetiva, ya que por ejemplo en esa lista figuraban RPG’s si mal no recuerdo) puteo a los usuarios del viejo continente de una manera exagerada :/.

    Yo me empecé a interesar por Princess Crown a raíz de mi compra del Odin Sphere (creo que ya te lo dije hace poco por tu blog-envidiador de personas XD), y lo cierto es que uno se para a pensar en todo lo que Saturn pudo haber hecho con dos dimensiones si no se hubiese reestructurado internamente… y es pa’ cagarse con las pata’ abajo viendo algunas joyitas como las que hemos nombrado :/.

  12. Calculin, que no he visto tu comentario: Por fin ALGUIEN QUE ME ENTIENDE XDDD.

    Si bien es cierto que Sony puso de su parte para empezar a descuartizar a Sega, esta última también puso de su parte (y mucho) por su mala planificación y sus luchas internas :/.

    Yo tengo la remotísima esperanza de que algún día (lejano viendo el percal) vuelvan con fuerza y con la lección aprendida…

  13. SONY era la competencia, no se le puede culpar de intentar vencer a la competencia. Simplemente triunfó y no es por nada el hecho de que la dreamcast lea juegos piratas si en su momento estos hubiesen sido algo más faciles de grabar creeme que igual la PS2 no triunfaba tanto en sus inicios y la Dreamcast resitía el tirón hasta el 2002 o 2003 salvando los muebles y dando la oportunidad de atacar en la actual generación.
    De todas maneras yo creo que la peor desgracia de SEGA es el catalogo (europeo basicamente) y con solo conseguir la exclusivad del FFVII para Saturn ya hubiese vendido un monton más.

  14. Buenas, sólo quiero remarcar un juego que a muchos es también una joya de la corona también: Panzer Draggon.
    Muy buen artículo, pero es que como empresa grande o multinacional tienen sus chanchullos y mafías.
    Siento la “intromisión”.

  15. Calculin- Exactamente, es lo mismo que hizo Nintendo en su día con NES y Super NES (la cantidad de exclusividades que consiguió en su día fue curiosa…) y lo que hace hoy en día Microsoft, y no por ello hay que endemoniarlas :/. Si bien es cierto que PSX fue fácilmente pirateable, lo cierto es que Sony hizo las cosas bien en su día.

    Zinian- Sí señor, el PD también fue la leche :). Y de intromisión nada, de hecho gracias por el comentario ;).

  16. joe, como seguero que soy… duele lo mal que lo han hecho… pobre sonic, que culpa tenía él…

  17. Grandes años deparo Sega…

    Mega Drive, Sega Saturn y Dreamcast son tres consolazas del copón.
    La Saturn fue una gozada; era impagable poder jugar en casa a títulos como Daytona USA (a pesar de sus imperfecciones), Sega Rally, Virtua Cop 1&2 y Virtua Fighter2. Además, Panzer Dragoon, el mejor Bomberman de todos los tiempos, Street Fighter Alpha, el mítico FIFA 98, uno brutal de Snowboard cuyo nombre no recuerdo… realmente disfruté mucho esa consola (llegue a tener 46 juegos originales).

    Eso sí, del artículo me ha llegado al alma que llamases “mediocre” al fantástico Virtua Racing de Mega Drive. Para mí es, al margen del precursor espiritual de Daytona USA, el mejor título de conducción que parió una 16 Bits (incluyendo los de SNES).

  18. nuevebits/mugen (:P)- Ya te digo, a ver si renacen algún día de sus cenizas y lo hacen bien, como en los tiempos de 8/16 bits…

    ciro- Saturn fue una gran consola, todas esas virguerías que nombras bien merecían tal status… pero pudo tener muuucho más a mi modo de ver las cosas.

    Lo de Virtua Racing, bueno, para gustos los colores :D. Para mi no deja de ser un juego con unos graficazos IMPRESIONANTES para la época pero en el que el apartado jugable no estaba a la altura de su aspecto.

    Sinceramente, incluso siendo un seguero a muerte, prefiero los Mario Kart o F-Zero :/ en lo que son los 16 bits. Nombrando algún juego de conducción de Mega Drive… me quedo con Super Skidmarks (todo un vicio) y la bastante decente conversión de Outrun que hicieron para Mega Drive, que era buenecita :).

    Un saludo y gracias por comentar ^^ :)!

  19. […] https://soyunjugon.wordpress.com/2009/12/15/la-no-tan-bonita-historia-de-sega/ […]

  20. Buenas,

    Gamboi, tienes toda la razón del mundo respecto a lo que pudo haber sido Saturn y no fue. Nos dejaron colgados antes de hora para volver a dejarnos colgados con la no menos maravillosa Dreamcast … en fin, ya es historia.
    Respecto a Virtua Racing, respeto tu opinión (faltaría menos 😉 jajajaja) pero no la comparto. Creo que poseía una jugabilidad endiablada a pesar de sus escasos tres circuitos (seis, si contamos con los “mirror”).

    Mi Top 5 de juegos conducción de MD

    1- Virtua Racing
    2- F-1
    3- Micromachines II
    4- Out Run (mitiquísimo)
    5- Super Mónaco GP

    y, como me gustan las listas, mi Top 5 de SNES

    1- Mario Kart
    2- F- Zero
    3- Stunt Race F/X
    4- Top Gear 2
    5- Uniracer (si aceptamos barco como animal de compañía)

    Saluti!

  21. Dios, SACRILEGIO, había olvidado a mi Hamado OUTRUN!!! XDDD. Y buena mención el Micromachines II, todo un pique (a dobles gana bastante a mi juicio), pero dentro de la misma serie me quedo con Micromachines Military, otro muy buen juego ^^.

    Con respecto a DC, es algo que trataré en la continuación de este artículo :).

    Felices fiestas ciro!

  22. Buah, el Micromachines military… sólo lo disfruté en emulador, pero los piques a dobles eran míticos.

    Felices fiestas, gameboi!

  23. […] Entrada publicada originalmente el día 15 de Diciembre de 2009 en Soy un Jugón. Publicado por gamboi Archivado en Retrospectivas ·Etiquetas: 32x, Mega Drive, Sega, Sega CD, Sega Saturn, Shenmue, Sonic X-Treme Deja un Comentario » […]

  24. […] de poco, una vez que esté más libre de carga estudiantil. Volveré(mos) con la continuación de La no tan bonita historia de Sega y unos cuantos juegos indies si los libros no me asesinan por el camino […]

  25. […] La no tan bonita historia de SEGA (I). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: