Battlefield: Bad Company 2 (ANÁLISIS PS3)

Hace mucho tiempo que me mandaon a la Bad Company. De hecho, al principio me aterraba la idea: era lo peor que le podía pasar a mi carrera militar. Pero ahora incluso me gusta. No se si es por los compañeros que he encontrado o por los destinos que nos han asignado, pero lo cierto es que he disfrutado mucho en esta unidad. Por esto mismo me paena pensar que ésta es la última misión que haremos juntos, antes que “el jefe” se jubile.

FICHA TÉCNICA

Nombre completo: Battlefield: Bad Company 2

Género: FPS

Desarrolladora: DICE

Distribuidora: EA

Plataformas: PC, PlayStation 3 y Xbox 360

Plataforma analizada: PlayStation 3

Versión analizada: PAL España

Precio: 69’95 €

Edad recomendada: +16

Año de publicación: 2010

Página oficial: Battlefield: Bad Company 2

Otra información: Totalmente en español

ANÁLISIS

Pese a que el título tiene un 2 en el nombre, comparte los personajes del Bad Company 2 y lo narrado en el juego vendría después del mismo, podríamos decir que no es una continuación “corriente”, y es que en ningún momento se hace referencia a lo ocurrido en el título original (o lo que va desde el final del primero hasta lo del principio del 2), así como la historia es independiente totalmente.

En el título volvemos a encarnar a Preston Marlowe y, en esta ocasión, debemos luchar contra las fuerzas rusas y sus aliados, que pretenden una invasión a los Estados Unidos. Para ello visitaremos diferentes países como Rusia (donde empieza verdaderamente el juego, puesto que una misión inicial en una isla del Pacífico durante la 2ª Guerra Mundial sirve como tutorial y hasta casi al final no descubriremos por qué jugamos ése nivel y la relación con el hilo argumental), Bolivia o Colombia.

Las misiones son bastante variadas y presentarán algunas situaciones muy entretenidas que no se hacen monótonas, y es que algunos de nuestros objetivos serán proteger un satélite, buscar un carguero abandonado o llegar a un aeropuerto en mitad del caos. Eso sí, en el juego se ha perdido algo de la libertad característica de la saga (que ya se perdió un poco en el primer Bad Company, pero aquí está todavía más mermada) para hacer una acción más “peliculera” (muy al estilo de Modern Warfare) y guiada, convirtiendolo en un producto probablemente más espectacular, pero a la vez más “limitado”.

A nivel gráfico el juego se muestra realmente bien, con unos detallados personajes (aunque hay muy pocos enemigos diferentes) y unas animaciones muy bien realizadas (los movimientos están muy bien realizados y cuando matamos a algún enemigo su caída es muy creíble, aunque puede estar algo exagerada (como pasa en el cine)), pese a que es bastante frecuente ver como los cadáveres “traspasan” total o parcialmente el decorado. Los escenarios son muy grandes (aunque no tanto como en el Bad Company original) y muy detallados, además de ser destructibles casi por completo: durante el combate veremos desaparecer muros a causa de explosiones (ya sea de vehículos, armas con proyectiles explosivos o por efecto de la destrucción de bidones explosivos o depósitos de combustible), edificios derrumbarse (cualquiera que veamos puede ser reducido a escombros) o deformaciones en la tierra, entre otros. De hecho éste factor puede llegar a ser decisivo en cualquier modo de juego ya que en ningún sitio estaremos “a salvo” del fuego enemigo (así como ellos no se podrán esconder del nuestro).

En el aspecto sonoro me gustaría destacar un genial doblaje al español que, además, mantiene las voces de los protagonistas respecto al original. Además, los efectos sonoros están realmente cuidados (cada acción tiene su propio sonido, y dependiendo de si lo hacemos en interiores o en un exterior es diferente) y la banda sonoro es realmente épica.

A nivel jugable estamos ante un FPS algo “arcade” puesto que apuntar es muy sencillo (las armas no “tiemblan” al sostenerlas, simplemente se mueven cuando disparamos) y nuestro personaje tiene una salud bastante elevada que, además, se regenera (y nuestros compañeros son, directamente, inmortales: no importa si caen por un precipicio o un proyectil de lanzacohetes les impacta en el pecho, ellos simplemente se levantarán y seguirán disparando). Además, en el juego podremos pilotar varios vehículos terrestres (quads, todoterrenos o tanques, entre otros), aéreos (helicópteros, aunque en la campaña no lo pilotamos y nos limitamos a disparar desde sus ametralladoras laterales) y marinos (barcas), cosa que aporta algo de variedad y un mayor nivel de destrucción. Eso sí, un punto negativo en el control es que cuando vamos esprintando, cualquier mini-obstáculo (que, muchas veces, al ir andando ni notamos porque el personaje los “salta” automáticamente) nos detendrá y tendremos que volver a ejecutar la acción de correr. Además, el esquema de control es bastante diferente al resto de shooters y hacernos con él nos puede llevar bastante tiempo.

Disponemos de diferentes niveles de dificultad para un modo campaña algo corto pero muy intenso (aunque no aporta nada nuevo al género sí que es muy entretenido y, sobretodo, divertido gracias a los diálogos), así como un multijugador muy cuidado y divertido. Además, contamos con coleccionables (armas y marcadores de satélite que hay que destruir) que aportan algo de rejugabilidad a la campaña.

Pero, sin ningún tipo de duda, lo mejor del título es su vertiente multijugador on-line (por desgracia no existe ningún tipo de modo en pantalla dividida e incomprensiblemente no hay modo campaña cooperativa ni on-line ni off-line). En este tipo de juego dispondremos de diferentes mapas (basados en lo visto en la campaña, pero no extraídos de ella) en los que batallar gracias a los vehículos y a las cuatro clases personalizables (cada vez que ayudamos a nuestros compañeros, matamos a algún enemigo o cumplimos algún ejemplo nos dan experiencia con las que desbloqueamos nuevas armas y mejoras para esa clase con la que hemos sumado puntos), cosa que es realmente divertida. Podremos coincidir hasta 24 jugadores en 2 equipos (12 y 12) simultáneamente y, aún así las partidas son muy estables.

NOTA

LO MEJOR

– El modo campaña es entretenido

– Poder controlar vehículos

– Multijugador divertido y completo

– Los diálogos son, en su mayoría, muy graciosos

– Muy espectacular

– Posibilidad de destruirlo casi todo

LO PEOR:

– Modo campaña poco profundo, bastante lineal (sobretodo por ser un Battlefield) y algo corto

– Un modo cooperativo (ya fuese on-line u off-line) estaría realmente bien

– No existe ningún modo de juego a pantalla dividida

– Exceptuando los protagonistas, el juego no tiene ninguna relación con el BC original, cosa bastante desconcertante si tenemos en cuenta que sucede después del primer título

CONCLUSIÓN

Un título muy entretenido, sobretodo si nos gusta jugar on-line. Por desgracia, en su modo individual ha perdido un poco la identidad de la saga para acercar la experiencia de juego a títulos más espectaculares como Modern Warfare (pese a que no les ha salido mal). Tiene algunos defectos, pero sus virtudes lograrán hacernos olvidar los fallos, sobretodo si nos gusta la acción directa y la destrucción masiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: