Scott Pilgrim contra el Mundo (ANÁLISIS PS3)

Si en su momento te leíste los cómics en inglés y ahora los has vuelto a leer en español (sí, incluyendo el tomo 6 en el que se cita a Andresito de El Pixel Ilustre), estás contando los días que faltan para que se estrene la película y ya te has creado tropecientosmil avatares, como gran fan de Scott Pilgrim que eres, ya te deberías haber pasado el juego de Scott Pilgrim contra el Mundo unas 15 veces (sacando todos los logros / trofeos por el camino). Pero… ¿y si eres como yo y hasta hace bien poco no conocías las peripecias de Scott? Entonces, éste análisis te servirá para saber si el juego te puede interesar o no…😉

FICHA TÉCNICA

Nombre completo: Scott Pilgrim contra el Mundo: El Videojuego (también conocido como Scott Pilgrim vs the World: The Game)

Género: Beat’m up

Desarrolladora: Ubisoft Montreal

Distribuidora: Ubisoft

Plataformas: PlayStation 3 (PlayStation Network), Xbox 360 (Xbox LIVE Arcade)

Plataforma analizada: PlayStation 3

Versión analizada: PAL España

Precio: 9’95 €

Edad recomendada: +12

Año de publicación: 2010

Página oficial: – No disponible –

Otra información: Totalmente en español

ANÁLISIS

Todo en éste juego nos recuerda a los clásicos beat’m up de los 16 bits (Final Fight, Streets of Rage, Cadillacs and Dinosaurs, The Punisher…): “argumento”, gráficos, música, dificultad, duración…

A nivel argumental, debemos ayudar al buenazo de Scott a conquistar a su amada Ramona Flowers, aunque para ello deberás derrotar a sus malvados 7 ex-novios. Por desgracia para ti, éstos ex-novios estarán acompañados de una legión de esbirros que también deberás eliminar.

A nivel gráfico, estamos ante una obra de arte pixelada. Con unos diseños de Paul Robertson y unas animaciones bien realizadas, estamos ante un título que entra directamente por los ojos: sprites 2D bien realizados, mucho color, píxeles de tamaño considerable (pero de los que están hechos para disfrutar, no esos que aparecen y te hacen sangrar los ojos), escenarios plagados de detalles… Si has crecido con los 16 bits (o, como mínimo, te gustan los gráficos de ésa época), el juego te mostrará que los gráficos poligonales no son los únicos capaces de impactar al jugador a estas alturas de esta generación. Además, destacar que cada uno de los 7 escenarios es único y está dividido en diferentes zonas (también únicas), cada una con una ambientación distinta pero siempre muy cuidada. Por si fuese poco, en dichos niveles encontraremos armas exclusivas y enemigos diferentes (si bien es cierto que hay algunos “neutros” que encontramos por todos los escenarios, hay algunos que sólo aparecen en determinados escenarios).

El aspecto sonoro tampoco desentona. Con unas preciosas (y psicodélicas) melodías creadas por Anamanaguchi, el chiptune adquiere una nueva dimensión. Desde temas más tranquilos a otros realmente “movidos”, el elenco de temas es variado y realmente bueno. Por si fuese poco, los efectos de sonido son correctos y están bien realizados, por lo que el aspecto sonoro es muy sólido.

Pero, donde el juego destaca es en su jugabilidad “old school”. Con dos botones de ataque tendremos diferentes movimientos que realizar (tampoco demasiados, pero sí algunos), sobretodo a medida que vayamos avanzando y subamos de nivel nuestro personaje. Porque sí, pese a lo clásico que es, se ha añadido una característica que no es propia del género: la experiencia y la subida de niveles. Ésta experiencia la obtenemos al derrotar enemigos (al igual que el dinero que usaremos en las tiendas) y al comprar artículos en las tiendas (comida principalmente, aunque existen algunos elementos que mejoran nuestras estadísticas o desbloquean algún movimiento extra).

Por desgracia, un título tan sólido como es éste título se ve enturbiado por tres aspectos algo flojos. El primero de ellos, aunque es propio del género, es que la duración del título es algo escasa. 7 niveles correctos y relativamente largos, pero que forman un conjunto algo corto (alrededor de 4 o 5 horas es lo máximo que nos llevará completar el juego si jugamos solos, y bastante menos si lo hacemos acompañados), pese a ser bastante rejugable y tener algunos secretos interesantes (que, por desgracia, no son desbloqueables, sino “trucos”) que alargan ligeramente la vida útil del juego. El segundo aspecto negativo que he encontrado es la la elevada dificultad, y es que si jugamos solos seguramente deberemos repetir algunos niveles (incluso más de una vez) hasta llegar a un nivel adecuado… En tercer lugar, y derivado del fallo anterior, es el hecho de que sea un juego claramente enfocado al multijugador. Y os preguntaréis… ¿dónde está el fallo? Pues muy sencillo, pese permitir modo cooperativo de hasta 4 jugadores simultáneos en una misma consola (¡bien!), no se incluye ningún tipo de multijugador on-line. Y, teniendo en cuenta las características del título y que no todo el mundo dispone de 4 mandos y/o 3 amigos con los que juntarse para jugar en una misma consola, creo que es un fallo bastante importante. Por útlimo, pese a no ser un fallo propiamente dicho (por eso no está incluído en la lista de fallos), un aspecto que no me ha terminado de convencer es que los menús (sobretodo de las tiendas) tengan und desplazamiento tan lento.

NOTA

LO MEJOR

– Gráficamente es puro amor hacia lo retro.

– La Banda Sonora es increíble.

– Jugabilidad a prueba de bombas.

– Multijugador local para hasta 4 jugadores simultáneos en modo cooperativo.

– Diferentes personajes seleccionables, cada uno con sus ataques únicos.

– Cada nivel es único, con enemigos, armas y música exclusivos.

– Rejugable y divertido.

– La experiencia, los niveles y el dinero aportan una pequeña innovación en un juego de planteamiento totalmente clásico. Su inclusión es acertada y está bien implementada.

LO PEOR

– Ausencia de modos multijugador on-line.

– Los secretos no son desbloqueables, sino “trucos”.

– Desajustada dificultad, sobretodo si juegas solo.

– Corto.

CONCLUSIONES

Un auténtico indispensable si te gusta el género, adoras los píxeles (sobretodo los de Paul Robertson…😉 ) o te gusta el chiptune. Por desgracia necesitarás amigos con los que jugar en una misma consola (algo que no siempre es posible) y mucha, pero que mucha paciencia. Con todos los elementos clásicos del género y algunos propios, la mezcla resultante es muy gratificante aunque algo corta. Destaca por sus gráficos y su banda sonora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: