Crysis 2 (ANÁLISIS X360)

Probablemente todos los presentes conocéis Crysis, aunque seguramente ni la mitad de vosotros habréis disfrutado de él “en condiciones” (con los gráficos al máximo o muy altos), y es que si bien el juego marcó un nuevo techo gráfico en compatibles que muy pocos títulos han podido sobrepasar, el ordenador que requería era inaccesible a la mayor parte de jugones (suerte que desde su lanzamiento en 2007, los ordenadores que son capaces de moverlo fluidamente a buena calidad han bajado de precio). Por suerte (o desgracia), la segunda entrega de la saga también sale para consolas, lo que hace que más personas puedan disfrutar de esta obra, pero… ¿ha repercutido negativamente este detalle al juego en general? A continuación mi análisis, en el que intentaré aclarar esta y otras posibles dudas que tengáis a la hora de haceros con él.

FICHA TÉCNICA

Género: FPS (First Person Shooter)

Desarrolladora: Crytek

Distribuidora: Electronic Arts

Plataformas: PC, Playstation 3 y Xbox 360

Plataforma analizada: Xbox 360

Versión analizada: PAL UK

Precio: es fácil encontrarlo 40 – 42 € (la version PAL España tiene un precio recomendado de 69.99 €, aunque en muchas tiendas está a unos 60 – 63 €). La versión PAL UK de PC se encuentra por unos 30 € aproximadamente (su precio recomendado PAL Esp es de 49.95 €, aunque en algunas tiendas está a unos 40 o 45 €)

Edad recomendada: +16

Año de publicación: 2011

Página oficial: Crysis 2

Otra información: Texto y voces en en inglés o francés (la versión PAL España está completamente en español)

ANÁLISIS

No voy a negarlo, no he jugado al Crysis original (ni al Warhead) porque mi cutre-pc no los podria mover con fluideza, pero a la hora de escribir este análisis me he documentado y, además, he preguntado a gente que sí los ha jugado (¿verdad que si, Stiiwii? 😛 ). Este hecho me tiró un poco para atrás a la hora de adquirir el juego, puesto que al tratarse de una secuela, se supone que la historia puede depender de lo visto anteriormente, así que el desconocimiento de los hechos ocurridos en las entregas anteriores podría parecer un mal punto de partida, ¿verdad? Pues debéis saber que no sólo lo entenderemos prácticamente todo sin haber disfrutado, sino que además, en parte, será mejor, y es que esta entrega no cuenta nada sobre los protagonistas de las dos entregas anteriores a esta. Sobre el argumento en sí, diré que si bien no es malo ni está excesivamente mal contado (aunque en algún momento puede llegar a ser algo confuso o falto de interés, pero no sé qué cosa es consecuencia de la otra…), si resulta bastante tópico y anecdótico. Para hacer un breve resumen, nosotros somos Alcatraz, un joven soldado que viaja en un submarino hacia Nueva York, donde le espera una misión. En mitad del viaje, el submarino es atacado por alienígenas (de los del Crysis original, que aquí no se nos dice de dónde han salido ni porque nos atacan), e instantes después nos desmayamos. Una vez nos despertamos, descubrimos que llevamos puesto un traje un tanto especial (el nanotraje, del que iremos desbloqueando habilidades tales como supersalto, sprint, invisibilidad o resistencia máxima al ir progresando en la historia) que nos ha entregado un tal Prophet (personaje que, por cierto, es uno de los pocos elementos comunes con las dos primeras entregas de la saga), y luego deberemos seguir las instrucciones que nos vayan dando (creyéndose que nosotros somos Prophet) para repeler la invasión extraterrestre.

Eso sí, debéis saber que muy posiblemente no lleguéis a simpatizar con Alcatraz (el personaje protagonista, cuyo nombre es, además, una metáfora de una cosa que descubriremos bastante avanzado el juego, y no digo más para no estropearos la sorpresa) puesto que no habla. Y vosotros me diréis… ¿Pero qué tiene de malo que no hable el protagonista, si Link (The Legend of Zelda) o Gordon Freeman (Half Life) tampoco dicen ni pío en ningún momento de sus aventuras y tu no te has quejado por ello nunca? A lo que yo os contestaré que, a diferencia de Alcatraz, Link y Gordon Freeman tienen un carisma, un encanto especial, mientras que el pobre desgraciado de Alcatraz pasará desapercibido por tres motivos claros:

  1. No le oímos la voz en ningún instante. Vale, esto tiene un pase (además, es un punto en común con los otros dos), pero es que ni los propios personajes de este juego lo distinguen de Prophet (el que nos da el nanotraje al principio del juego). Y esto, queráis o no, no dice nada a favor del personaje.
  2. Si le quitamos el nanotraje, no tenemos ni personaje ni tenemos nada. El peso de esta herramienta es tan grande que los personajes están a su disposición, mientras que debería ser al revés (las herramientas en favor de las personas). Lo único que importa es el traje, no quién lo usa (en cambio, en la saga The Legend of Zelda, la Master Sword tiene un gran peso, cierto, pero en ningún momento Link deja de ser el artífice de las proezas, la espada es sólo una meta y, más adelante, una herramienta para ayudarnos a lograr las increíbles hazañas narradas en los juegos).
  3. La ausencia de palabras hace que sea más fácil sentirse identificado con un personaje si es una posible representación nuestra, es decir, una persona normal y corriente que hace cosas fuera de lo común, o si al menos es mínimamente coherente. Es cierto que Alcatraz es así… en parte, y es que (como se ha comentado en el punto anterior), el nanotraje es TAN importante y, sobretodo, TAN increíble, que resulta poco convincente imaginarnos en su piel. Todos seríamos capaces de empuñar una espada, o coger una pistola. Hasta podríamos usar habilidades mágicas u objetos encantados si recibiésemos los conocimientos necesarios para ello. Pero no creo que nadie se imagine capaz de esprintar para luego saltar vacío entre dos edificios para acabar agarrando a un humano por el cuello, lanzándolo al vacío, robando su arma y acribillando a unos marcianos sin que nos pasase nada (y menos creíble aún es que unos “simples”  disparos acaben con este superhombre), todo ello gracias a un traje, no a nuestras habilidades. Tal vez me equivoco, pero no encuentro coherente la vulnerabilidad con estos poderes.

Gráficamente estamos ante un título muy espectacular y muy cuidado, pese a tener algunos defectos por ahí, como texturas superpuestas de forma un tanto cutre (graffitis a 10 cm de la pared es una cosa que queda muy cutre… 😦 ), popping o elementos que se traspasan unos a otros. Destacar, eso sí, una iluminación muy buena, un efecto de agua muy convincente (aunque no llega al nivel de la mostrada en la primera entrega si lo jugamos con gráficos al máximo, no hay que menospreciarla) y unas texturas a gran resolución (o, al menos, así es comparándolo con lo que estamos acostumbrados a ver en consola). Los personajes están bastante detallados y muestran una carga poligonal más que correcta, aunque por desgracia sólo hay cinco o seis tipos de enemigo (un único tipo de soldado CELL y varios modelos de marcianos, aunque sólo uno por clase, teniendo uno grande pero lento y muy resistente o uno más pequeño y ágil), tres o cuatro modelos de civiles y un par de modelos de aliados (además de los personajes principales, únicos).

Pero, por desgracia, se han perdido dos elementos que en los dos primeros títulos estaban (y muy bien implementados, por cierto), y todo indica a que ha sido por culpa de aparecer en consolas (aunque yo tengo la teoría que, igualmente, aunque el juego fuese exclusivo de PC se habrían eliminado o, como mínimo, limitado):

  1. Libertad casi total: en el original disponíamos de una gran isla que recorrer, y podíamos afrontar las situaciones de varias maneras. Aquí esto se mantiene en parte, ya que podemos seguir diferentes estrategias y los escenarios han sido diseñados para que podamos seguir diferentes rutas, aunque hay que decir que todo está bastante prefijado y los escenarios son pequeños-pero-grandes (es decir, si los comparamos con un Call of Duty, por ejemplo, veremos que son grandes y con varios caminos a seguir, pero hay que decir que han perdido mucho tamaño con respecto a sus predecesores). Eso sí, esto no es necesariamente malo, ya que esta limitación de la libertad nos ofrece mayor intensidad en algunos momentos (podríamos decir que, gracias a ello, tiene algunas escenas muy “palomiteras”), aunque debo decir que el juego es bastante irregular en este aspecto y, al contrario de lo que pueda parecer, esto no es siempre así, presentando momentos bastante aburridos y/o pesados en más ocasiones de las que querríamos.
  2. Destrucción: así como en las dos primeras entregas de ordenador podíamos romper casi todo lo que veíamos (árboles, edificaciones, cajas…), en esta segunda parte todo es mucho más estático (si no me equivoco, sólo se rompen cristales, televisores y coches). De hecho, hay momentos en los que roza el absurdo, y es que pese a ser explosiones prefijadas (hay un momento en el que tenemos que sabotear unos depósitos de munición) no afectarán al escenario (sólo desaparece la munición y el suelo queda negro, pero las cuatro chapas que forman el cobertizo en el que está almacenada la munición que acabamos de destruir siguen inalterables). Eso sí, se agradece la integración de pequeños elementos destructibles, interactivos y/o que se pueden coger o patear.

Jugablemente, estamos ante un título muy sólido y que presenta varias opciones de actuación en todo momento gracias a los poderes del nanotraje citados anteriormente y a un diseño de escenarios que, como ya se ha dicho en este mismo análisis, permite diferentes rutas y opciones. Por ejemplo, podemos hacernos invisibles para acabar sigilosamente con unos enemigos, o podemos hacernos invisibles para saltarnos un bloqueo enemigo, o podemos poner cargas C4 en un pasillo para hacerlo estallar cuando se acerque el desprevenido enemigo que hace su ronda, o podemos coger un barril explosivo y lanzarlo hacia un grupo de enemigos y hacerlo explotar en el aire a disparos para así acabar con ellos, o… Sí, el juego tiene muchas opciones, aunque debo reconocer que “sólo al principio”, y es que si bien todo esto se puede hacer durante todo el juego, lo más normal es que encontremos una manera standard con la que acabar con los enemigos (por ejemplo, la mía es hacerme invisible para acabar con los enemigos. En caso de que me descubran, pasar a coraza y tirotear al resto) y nos olvidemos del resto de opciones por ser poco cómodas o prácticas (teniendo en cuenta nuestro estilo de juego, claro está, porque algo que a mi me cuesta o no me compensa, tengo un amigo al que le va de lujo). Destacar también la presencia de algunas secciones en las que la acción queda relegada a un segundo plano, siendo de infiltración o, incluso, conducción de vehículos, algo que ofrece variedad al juego.

Otro punto muy interesante es la personalización de armas y traje, y es que con un sencillo menú podemos acoplar piezas a las armas que encontremos en el campo de batalla (diferentes mirillas, silenciadores, lanzagranadas, escopeta o cargadores de mayor capacidad son algunos de estos accesorios que tendremos a nuestra disposición). Lo más interesante es que estos accesorios, una vez encontrados, quedan desbloqueados para siempre en el arma, y aunque nos deshagamos de ella, si encontramos otra igual pero con diferente combinación de accesorios, siempre podemos volver a ponerla como a nosotros nos gusta. Por si esto os parece poco, decir que también existen habilidades “pasivas” del nanotraje que se desbloquean con el material genético de los extraterrestres, que nos ofrecen algunas mejoras muy ventajosas (por ejemplo un menor consumo de energía al camuflarnos, una mayor resistencia a los disparos en el modo coraza, resaltar la trayectoria de las balas enemigas para localizar más fácilmente a los enemigos…) y que deberemos equiparnos con cabeza, ya que su coste y la limitación de una por clase (habiendo 4 clases diferentes, y 4 habilidades por clase) dotan al título de un componente estratégico bastante interesante que, si bien es bastante simple, se agradece.

Por desgracia, a nivel jugable no todo es tan bonito, y es que a unos cuantos bugs de mayor o menor importancia (yo encontré desde una mesa que aparecía y desaparecía a placer hasta una sala de la vacía en la que, delante de mis narices, aparecieron como 15 o 20 malos de la nada) hay que añadir una pésima inteligencia artificial. Vale, tal vez exagero un poco, no es pésima, o al menos no siempre, pero es que en demasiadas ocasiones encontraremos enemigos que se comportan como si sufriesen problemas mentales severos: desde malos que, al alertarse, se quedan apuntando a una pared en dirección opuesta a la que nos encontramos, hasta otros que no reaccionan a nuestros disparos, estén dirigidos a sus compañeros (es lamentable cuando asesinamos a un malo y sus compañeros que están a medio metro ni se inmutan) o a ellos (en ocasiones, disparas a un enemigo y éste continúa su ronda de vigilancia sin inmutarse, hasta que al final decide alertarse o muere). Eso sí, también hay que decir que no siempre es tan mala, y es que cuando no falla, la inteligencia de los enemigos está cuidada, tratando de rodearnos o buscando parapetos en los que cubrirse.

El juego, que es bastante facilón (el reto empieza con las dos últimas dificultades, aunque en la penúltima es bastante accesible igualmente) tiene una campaña que dura entre 8 y 12 horas (dependiendo de nuestra pericia y de lo que nos entretengamos para buscar armas y objetos ocultos), que además se complementa con un modo multijugador que comentaré a continuación: basado en lo visto en otros grandes del género (principalmente Call of Duty), añade gran parte de lo visto en el modo campaña: jugaremos los títpicos modos (deathmatchteam deathmatch, capturar la bandera…) con diferentes clases de personaje (sniper y asalto, son dos de las 4 clases, además de disponer de diferentes ranuras para crear nuestro propio soldado) en escenarios basados en lo que veamos en el modo para un jugador. Estos escenarios, permitirán varias opciones y estrategias, así como tendrán escondites que ayudarán a los jugadores más camperos disfrutar mientras a los que nos va la acción más directa podremos encontrarnos con los oponentes en diferentes puntos del mapa. En los combates podremos usar diferentes armas (con sus correspondientes accesorios, aunque aquí los desbloquearemos con puntos de arma que ganaremos al subir la experiencia de nuestro personaje), lo que proporcionará auténticas (y frenéticas) batallas campales. Por si esto os sonase a poco, debéis saber que aquí también existen bonificaciones por rachas de muerte, pero que para desbloquear deberemos exponernos al recoger las chapas identificativas del jugador eliminado (estas quedan en el suelo en el punto que muere el enemigo, y las veremos rápidamente por su resplandor), así que un campero, a no ser que abandone su escondite, no podrá beneficiarse de estas rachas, o un jugador que vaya muy a lo loco a por estas chapas quedará muy expuesto a los disparos enemigos. Ah, y aunque aún no lo había dicho, que sepáis que a todo esto hay que añadirle las habilidades activas y pasivas del nanotraje. ¿Qué más se puede pedir? La verdad es que a mi no se me ocurre nada, ya que los modos multijugador son muy divertidos, frenéticos y completos.

Para terminar, sólo añadir que la OST es espectacular, gracias a un fabuloso trabajo de Hans Zimmer. Con algunos temas épicos y otros más discretos, la acción de pantalla estará muy bien acompañada, con piezas adecuadas a cada momento y situación. Los efectos sonoros también están muy cuidados. Mención especial al doblaje (en la versión analizada, en inglés), muy correcto y con unas interpretaciones muy competentes.

NOTA

LO MEJOR

  • Variado y bastante largo en el modo para un solo jugador
  • OST de gran calidad
  • Muy buena factura técnica
  • Los efectos de sonido y el doblaje está muy cuidado
  • El nanotraje y sus poderes dan mucho juego
  • Los modos multijuador, pese a ser los típicos, resultan muy divertidos y están bien balanceados

LO PEOR

  • Muy irregular en su campaña, ya que presenta mezcla de gran intensidad con otros realmente pesados
  • Errores técnicos y, sobretodo, de IA
  • El protagonista no tiene ningún tipo de importancia, sólo está presente porque alguien tiene que llevar el nanotraje
  • La historia no está demasiado cuidada (en momentos es algo confusa e inconexa, haremos las cosas porqué sí)

CONCLUSIONES

Crysis 2 es un buen título, no lo niego. Por desgracia, y siempre bajo mi punto de vista, tiene más fallos de los que querría. Es cierto que el conjunto, en general, tiene más puntos positivos que negativos (o, al menos, lo bueno tiene un mayor peso que lo malo), pero es innegable que este juego podía haber sido aún mejor, y es que potencial para convertirse en el mejor shooter del año no le faltaba. Por desgracia, no ha llegado al nivel de excelencia que se esperaba, y se ha convertido en una opción más: buena, sí, pero no imprescindible. Esperemos que en futuras entregas (porque las habrá, os lo aseguro, y es que tras ver el final no se puede negar que planean alargar la saga) logren dejar atrás todos los fallos que tiene ahora mismo y mejore, más aún, los puntos fuertes de este juego.

4 comentarios

  1. Pues como todo el mundo me lo ponía tan así, tenía ganas de probarlo (me quedé sin demo). Ahora tras tan magno análisis me ha bajado un poco el calentón pero debo probarlo igual….

  2. Ojo, que yo no digo que sea malo, solo creo que no es TAN bueno como nos lo pintaban. Recomendable? Si. Imprescindible? Ni de coña. Disfrutable? Por supuesto

  3. Buen análisis como siempre, pero discrepo en muchas cosas de este:

    No le oímos la voz en ningún instante (Tiene un motivo porque no le oimos hablar pero no quiero desvelar el final del juego)

    Los gráficos del juego están adaptados a las consolas y exprime al 100% estas por tanto no se puede criticar nada al juego en todo caso a las consolas por no ser más potentes y mostrar mejores texturas en las paredes….

    Libertad casi total (Eso es mentira, aquí se pierde toda la libertad del original donde podías ir por ejemplo por las montañas o nadando por la playa, habían misiones secundarías (aquí no existen) muy muy lineal el juego.

    Destrucción (inexistente comparado con el original donde se rompía casi todo)…

    Dificultad (muy inferior al original donde era un reto pasartelo en la dificultad más dificil).

    Una juego del montón comparado con el original pero aún así os recomiendo que lo compreis.

    Tiene defectos muy grandes:

    Que pasa con Nomad y psycho? Dos heroes del uno que tienen un carisma impresionante.

    Que pasa con los coreanos? Los enemigos del 1 ya no están interesados en los alienigenas?

    Saludos a todos 🙂

  4. @Stiiwii: eres demasiado tali-crysis, y eso te impide ver los fallos de este… 😛 Ahora, hablando en serio, deberías releer el análisis, y es que en tu comentario estas dándome la razón en varios de los puntos en los que discrepas conmigo… 😉

    1.- No le oímos la vez en ningún momento. Esto ya lo digo en el análisis. Y si no menciono EL motivo por el que no se oye es porque, además de no querer destripar la historia, me parece que es un motivo un poco “cutre”. Es decir, si al personaje no le pasase eso, el juego sería igual de bueno, es una simple excusa para quitarle protagonismo a Alcatraz.
    2.- Yo no digo que tenga malos gráficos (al contrario), pero los errores están ahí. Y yo no soy programador, por lo que es posible que meta la pata con esta afirmación, pero CREO que acercar más dos texturas (pared y graffitti) no hará que el juego funcione mejor o peor (las texturas, en la versión final, ya están ahí), pero sí quedará menos cutre…
    3.- La libertad casi total que se comenta hace relación a un elemento que en el primer Crysis estaba, pero aquí se ha perdido. En parte mantiene algo, y es que tenemos varias estrategias y algunos caminos secundarios en un mismo escenario), pero no es nada comparable con el original.
    4.- Con la “Destrucción” digo lo mismo que con la “Libertad casi total”: una pequeña parte se conserva, pero comparándolo con el original es casi inexistente.
    5.- En cuanto a la dificultad, yo soy el primero en decir que “[el juego] es bastante facilón (el reto empieza con las dos últimas dificultades, aunque en la penúltima es bastante accesible igualmente)”, o sea, que NO me parece, para nada, difícil (excepto en sus dos dificultades máximas, en las que empieza a complicarse).

    Y estos defectos que tu comentas es lo que en el análisis ya se ha dicho de que el argumento del 1 no se tiene en cuenta para nada, por lo que no es necesario haberlos probado para disfrutar de este.

    ¿Un juego del montón comparado con el original? No sé (como ya sabes y, además, he confesado en el análisis, no he jugado apenas al 1,solo lo he probado por encima), pero pese a no ser mal juego, esta segunda entrega podía haber dado mucho más de sí.

    Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: