Dragon Age II (ANÁLISIS X360)

Mucho se ha hablado del retorno de la saga Dragon Age. Que si es más un Dinasty Warriors wannabe que un RPG, que si es muy fácil, que si es menos profundo, que si su trama es cual o pascual… Ahora, tras el salto, podréis leer mi análisis (que mis horas de juego me ha costado, ¿eh? Que he acabado el juego antes de escribir esta reseña, no sólo he probado la primera media hora) en el que espero aclararos un poco las ideas que tengáis algo confusas y, así, intentar ayudaros a ver si este juego os interesa… 😉

FICHA TÉCNICA

Género: RPG

Desarrolladora: Bioware

Distribuidora: Electronic Arts

Plataformas: PC, Playstation 3 y Xbox 360

Plataforma analizada: Xbox 360

Versión analizada: PAL Esp

Precio: 59.99 € para consolas, 49.99 € para PC

Edad recomendada: +18

Año de publicación: 2011

Página oficial: Dragon Age II

Otra información: Textos en español, voces en inglés

ANÁLISIS

Al comenzar la historia elegiremos sexo y clase del personaje, apariencia y decidiremos si importar nuestros avances de la primera entrega o no. Somos libres de hacerlo o no, aunque yo os recomiendo que si lo jugasteis lo hagáis, y es que si bien esta secuela no es una continuación directa de lo visto en la primera entrega (entendiéndola en el sentido más puro de la palabra, y es que pese a que tiene relación, ni el escenario ni los protagonistas repetirán), esto nos permitirá ver algunos ligeros cambios en el desarrollo del juego: personajes que salvamos en el primer título repetirán, mientras que otros a los que matamos no harán acto de presencia (aunque, eso sí, puede ser que se les nombre), algunas noticias de nuestras hazañas se propagarán por el mundo… Y esto sin contar algunos guiños al primer juego de la saga que se harán incluso sin importar la partida, como la repetición de algunos personajes.

Tras este inciso, paso a haceros un breve resumen de la historia a grandes rasgos: nosotros somos un fereldeno llamado Hawke que se ve obligados a huir de su tierra natal junto a su familia. Tras el ataque de varios engendros tenebrosos, conocemos a una pareja de templarios que nos acompañarán (pese a que uno de los miembros de nuestra familia es un mago). Tras unos cuantos encuentros más con los engendros tenebrosos, algo terrible sucederá a dos de nuestros acompañantes, por lo que al llegar a las costas de Kirkwall (tierra lejana en la que tenemos un pariente que nos acogerá, según nuestra propia madre) nuestro protagonista y sus acompañantes no volverán a ser iguales. En el puerto deberemos aliarnos con un de las dos facciones que nos ofrecen ayuda para entrar en la ciudad (Ladrones y Mercenarios), ya que nuestro tío no está en una situación que le permita hacernos entrar. Tras esto, iremos conociendo a diferentes personajes que nos irán ayudando en nuestra aventura para progresar socio-económicamente en la ciudad. Todo esto (que sólo es el inicio y que está simplificado para eliminar spoilers) lo viviremos gracias a la narración que hace Varric (un enano que en el juego nos acompañará en nuestras aventuras), ya que le está explicando la historia del que será el Héroe de Kirkwall a una cazarecompensas. El juego, argumentalmente, tal vez no es tan profundo como el original, pero (al igual que pasó en Mass Effect 2 con respecto al primero) profundiza mucho más en la relación entre compañeros, aunque no os penséis que eso automáticamente implica que la trama principal sea poco interesante, porque no es así.

A nivel gráfico estamos ante una versión claramente mejor que su antecesor. Más elementos en pantalla y más elaborados, algo que es claramente visible en combates. Los protagonistas también muestran unas mejores animaciones (tanto en el juego como en las escenas de conversación, donde también se aprecia una mayor calidad en las animaciones faciales, que si bien no son ultra-realistas, si que están logradas). Por desgracia, esto se ve contrarrestado por unos NPCs repetitivos (en combate es posible que tengamos 6 u 8 enemigos en pantalla, y todos ellos iguales o, como mucho, con unas pequeñas variaciones) y unos escenarios bastante genéricos: la ciudad principal está detallada y relativamente “llena”, pero todos los escenarios “secundarios” (cuevas, almacenes, túneles…) siguen EXACTAMENTE el mismo patrón (TODOS los túneles son iguales entre ellos, TODAS las cuevas son iguales entre ellas, los túneles no tienen NINGUNA diferencia entre ellos…), algo que a todas luces queda bastante pobre. En definitiva, el juego cumple bien con su propuesto, pero no llega al nivel de calidad que alcanzan otros títulos.

El apartado sonoro también está muy cuidado, con un más que buen doblaje (al inglés), destacando por su calidad a lo largo de las numerosas líneas de doblaje (además, ahora nuestro personaje también tiene voz, algo que en el original no estaba y no me acabó de convencer), y una banda sonora que si bien no pasará a la historia como una de las mejores, sí que acompaña muy bien la acción que vemos en pantalla. Los efectos sonoros tampoco están mal. Eso sí, si bien el sonido en sí está bien, creo que los subtítulos están muy mal hechos: la letra es pequeña en las conversaciones y, además, mientras nuestros compañeros hablan entre ellos por los escenarios (algo bastante común), los subtítulos aparecen sobre sus cabezas, estén donde estén (por lo que si no aparecen en pantalla por cualquier motivo, algo que sucede bastante a menudo, o prestamos mucha atención a lo que dicen o no sabremos de qué conversan. Es cierto que estos diálogos no son esenciales, pero son interesantes, curiosos y divertidos, y es toda una pena que nos los perdamos por una tontería como ésta).

Jugablemente estamos ante una entrega que, personalmente, considero que mejora en varios aspectos a su predecesor, destacando en el sistema de combate. Hablando siempre de la versión de Xbox 360, os diré que el combate de la primera entrega no me terminó de convencer, y es que cuando jugábamos como guerrero sólo debíamos pulsar una vez el botón A para que nuestro monigote atacase sin ninguna compasión al enemigo seleccionado (acción que se podía detener con pulsar cualquier botón de habilidad, usar cualquier objeto o al movernos). Ahora, además del sistema “clásico” (el citado anteriormente) seleccionable en el menú de opciones (desde donde también podemos activar y desactivar la sangre sobre los personajes, los indicadores numéricos de daño o mensajes de estado, entre otras cosas), el juego nos da por defecto un nuevo sistema en el que para pegar debemos pulsar el botón A varias veces, concretamente cada vez que queramos pegar (y el personaje pueda, claro está). El lanzamiento de habilidades y uso de objetos se mantiene intacto: los objetos se seleccionan en la rueda de inventario y las habilidades se usan con el enlace directo que asignemos o desde la rueda de habilidades. Al usar los sistemas de rueda se pausa el juego, y si la habilidad es “zonal” (afecta una parte del escenario o a los enemigos/aliados que hay en ella en vez de seleccionar un objetivo) la acción también queda pausada y la cámara se aleja un poco más del personaje para seleccionar la zona en la que queremos usar el conjuro. Todo esto permite que, pese a un sistema de combate más activo y dinámico, el componente estratégico siga intacto (y repito, siempre hablando de la versión de Xbox 360).

Por desgracia no tono está tan bien como hasta ahora, y es que las conversaciones siguen siendo bastante “sencillas”, ya que la opción buena siempre está arriba a la derecha y la mala abajo a la derecha (además de venir indicada por un icono), dejando un hueco central para una neutral y, en ocasiones, otras de decisiones o información adicional. Además, el sistema de inventario se ha simplificado, y es que si bien seguiremos encontrando armas, armaduras, pociones, trampas, venenos y demás, la mayor parte de lo que encontremos serán objetos equipables. El problema reside en que el único personaje al que podemos cambiarle la armadura es a nuestro protagonista, ya que nuestros compañeros mejorarán sus atuendos cuando encontremos (o compremos) unos objetos específicos para ellos (algo que, por suerte, no pasa con las armas, y es que estas si se pueden intercambiar siempre que sean del tipo que usa cada personaje y éste cumpla los requisitos para empuñarla en lo que a Atributos se refiere). Los atributos y las habilidades y conjuros siguen siendo personalizables en todos los personajes, o si lo preferimos contamos con un botón que auto-asigna los puntos a lo que “más conviene” (o lo que la consola cree que es así), y además existen clases especializadas que podremos desbloquear al subir de nivel con la experiencia que ganemos al derrotar a los enemigos y al cumplir las misiones (principales o secundarias).

Para terminar, decir que el juego es largo (a mi me ha durado más de 30 horas con todas las misiones secundarias que he tenido oportunidad, y sólo en uno de los múltiples recorridos) y rejugable (diferentes opciones hacen cambiar la historia). Además, aunque se ha dicho lo contrario, puede ser fácil o difícil a gusto del jugador: se puede cambiar la dificultad a voluntad en cualquier momento desde el menú opciones, y presentando diferentes ajustes para diferentes tipos de jugadores. Los principiantes pueden jugar en fácil (o normal si les parece demasiado sencillo), y los más expertos pueden aventurarse a completar el juego en máxima dificultad (en la que hay daño amigo y, además, los enemigos son más listos, dañinos, tienen más salud, usan pociones para recuperarse y nos roban objetos). Eso sí, decir que la curva de dificultad no está excesivamente bien implementada, ya que encontraremos enemigos que nos harán sudar para eliminarlos justo antes y después de enemigos bastante sencillos.

NOTA

LO MEJOR

  • Mejora gráfica
  • Sonido muy correcto, incluyendo un buen doblaje (incluido el del protagonista)
  • Posibilidad de importar la partida, que ofrece algunos guiños extra a los que ya jugamos al primer título
  • El nuevo sistema de combate, más dinámico y sin perder la estrategia (aunque siempre se puede desactivar)
  • Diferentes dificultades para que todos tengamos un reto a nuestra medida
  • Largo y rejugable
  • La historia es interesante, pese a enfocarse más en la relación entre personajes que en un conflicto global

LO PEOR

  • Repetición de escenarios y personajes
  • Las armaduras sólo las puede equipar el protagonista. ¿Qué sentido tiene eso?
  • Las conversaciones siguen siendo demasiado simples, sencillas y “claras”

El vídeo corresponde a la versión de PC, pero es que no he encontrado ningún gameplay que no tenga demasiados spoilers de las versiones de consola

CONCLUSIONES

Un título interesante que dará un montón de horas de diversión. No está exento de fallos, e incluso algunas de los cambios de diseño del juego considero que no son acertados, pero en general tenemos un título que mejora lo visto anteriormente en la saga. Eso sí, es recomendable haber jugado a la entrega que le precede (y mejor con sus expansiones), pero no imprescindible.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: