Portal 2 (ANÁLISIS PS3)

Lo admito, Valve es de esos estudios por los que siento un especial cariño, sus juegos siempre me proporcionan muchas horas de diversión. Hablar de Counter Strike, Half Life 2 o Left 4 Dead son palabras mayores. A estos juegazos hay que añadir otro que se sacaron de la manga en 2007 a modo de experimento, incluido en The Orange Box, llamado Portal. Un juego que sorprendió a todos por su innovador planteamiento y su maravillosa jugabilidad, consiguiendo brillar con luz propia entre Half Life 2 (con sus dos episodios) y Team Fortress 2, incluidos en el paquete, y optando a juego del año 2007.

La idea original nació de un proyecto final de un grupo de estudiantes del DigiPen Institute of Technology (referencia mundial en la formación de programadores de videojuegos), llamado Narbacular Drop, el cual introducía por primera vez el concepto de los portales. Más tarde, este grupo de estudiantes que se hacía llamar Nuclear Monkey Software, acabarían contratados en Valve y gestarían esa idea inicial en el primer Portal.

Portal 2

FICHA TÉCNICA

Género: Puzzle

Desarrolladora: Valve

Distribuidora: EA

Plataformas: Playstation 3, Xbox 360, PC

Plataforma analizada: Playstation 3

Versión analizada: PAL España

Precio: 64’95 €

Edad recomendada: +10

Año de publicación: 2011

Página oficial: http://www.thinkwithportals.com/

Otra información: Texto y voces en español

ANÁLISIS

Para quien todavía no lo sepa, Portal es un rompecabezas en primera persona, donde se trata de ingeniárnoslas abriendo portales en cualquier superficie de piedra (marcada de un color más blanco), creando de esta forma unas puertas de entrada y salida para atravesarlas (apareciendo en el otro extremo) y alcanzar la salida. El movimiento cinético se conserva entre ambos portales, es decir, que si caemos desde cierta altura a un portal, apareceremos en el otro portal con esa velocidad ganada por la aceleración de nuestra caída (energía cinética).

La pistola para crear portales es el pilar fundamental en el que gira todo el juego, pero no es el único, ya que a lo largo de los escenarios tenemos unos cubos con los que hacer contrapeso para activar interruptores, unos rayos láser que nos activan plataformas con las que superar aguas pantanosas o unas torretas ametralladoras.

Portal 2 Screenshot

La historia era lo de menos, nos ponía en la piel de Chell, quien debía abrirse paso en las instalaciones de Aperture Science (donde se desarrolló la tecnología de portales) y era puesta a prueba por una carismática y sarcástica inteligencia artificial llamada GlaDOS en unos experimentos de ingenio con la mencionada tecnología de portales. Su escasa duración (3 horas) y escasez de modos nos dejaban con ganas de más.

Portal 2 retoma la historia unos años después del “chocante” final de la primera parte (el cual no vamos a desvelar y recomendamos haber jugado), poniéndonos nuevamente en la piel de la incombustible Chell, quien despierta de una criogenización viéndose atrapada nuevamente por la omnipresente GlaDOS, que viene más cargada de sarcasmo que nunca y una vez más nos hará sentir como el ratón que escapa del laberinto. Aunque esta vez no estamos solos, ya que un nuevo personaje llamado Wheatley entra en escena. Este robot charlatán de forma esférica nos guiará por nuestros primeros pasos y tendrá un peso crucial en la historia. De hecho, ambos personajes nos ofrecen los momentos más divertidos y desternillantes del juego, gracias a su simpatía y a ese fantástico toque de humor negro (probablemente, GlaDOS sea de las mejores y más divertidas villanas en la historia de los videojuegos), por lo que en esta ocasión, el carisma está más repartido.

Portal 2 Screenshot

Después de un inicio que nos deja con la boca abierta, donde todo a nuestro paso se va destrozando y llenando de escombros, empezamos a ver como han cambiado las “futurísticas” instalaciones de Aperture Science, dejando atrás las monocromáticas y minimalistas salas del primer Portal para traernos otras más deterioradas debido al paso del tiempo (que por momentos, nos recordarán a Bioshock). Una magistral puesta en escena que nos mete de lleno en el ambiente (incluso vemos como GlaDOS construye salas a nuestro paso, por encontrarse en un avanzado estado de deterioro) y que durante ciertos momentos del juego nos lleva a recorrer algún escenario del primer juego (un bonito guiño a modo de nostalgia hacia esos jugadores que disfrutamos con las primeras hazañas de Chell).

Lejos de conformarse con traernos una secuela repleta de más puzles que alargaran su duración, Valve ha introducido nuevas formas de afrontar los retos que debemos superar. Elementos secundarios en forma de trampolines que nos impulsan a grandes distancias (a nosotros o a los cubos); cubos de cristal que modifican la trayectoria de los láseres, geles con superficies repelentes para rebotar, resbalar e incluso abrir un portal en una superficie donde antes no se podía (antes de impregnarla); o una banda azulada en forma de puente por la que podemos caminar sin temor a caer (la cual podemos dirigir a nuestro antojo con los portales para superar fosos o cambiar su orientación y crear muros para protegernos de las torretas).

Portal 2 Screenshot

Hablando más en detalle de una de estas novedades, el gel, comentar que estos genios de Valve han acertado (una vez más) en la faceta jugable, aportando nuevos y originales desafíos y rejuveneciendo la fórmula original, aunque al final nos damos cuenta que este elemento no se ha aprovechado del todo. El líquido naranja acelera la carrera, el azul nos permite saltar más alto, y el blanco permite crear portales en cualquier superficie en la que se adhiera.

Cada nivel es un cúmulo de ingenio que motiva y estimula al jugador a pensar y elaborar la estrategia para superarlo. Los puzles ya no se limitan a una reordenación de botones o cajas, cada elemento que veremos en pantalla está ahí por un motivo y será esencial encontrar el uso que tiene. A todo este componente intelectual hay que añadir algunas persecuciones y acontecimientos que tergiversan los escenarios, dando mayor importancia al argumento (con un interesante giro en el guión) e intercalando momentos de resolución de rompecabezas, con otros más pausados u otros de persecuciones; creando esa extraordinaria jugabilidad que combina a la perfección acción en primera persona, plataformas y rompecabezas. Una jugabilidad digna de elogio que seguro que os dejará sin palabras, consiguiendo una absoluta satisfacción al superar cada uno de esos estimulantes niveles.

Portal 2 Screenshot

A diferencia del primer juego, donde era necesario combinar nuestro ingenio con una exigente habilidad para ejecutar movimientos como saltos imposibles, en esta ocasión esta exigencia se ha visto reducida, dejando todo el peso de la dificultad del juego a nuestra capacidad para resolver los distintos rompecabezas que nos encontramos. En este aspecto, echamos en falta algún reto más que suponga una dificultad añadida como superar las pruebas en un cierto tiempo, desafío que ya nos encontramos en el primer Portal.

Pese a las novedades anteriormente mencionadas, no se pueden ocultar ciertas fases sacadas íntegramente del anterior Portal, aunque por suerte, estas aparecen al principio y servirán a modo de introducción para los nuevos en esto de crear portales. La curva de dificultad se desarrolla paulatinamente a medida que avanza la historia, aumentando gradualmente y de una manera muy precisa, introduciendo nuevos elementos y herramientas para los cada vez más difíciles rompecabezas. Empezamos resolviendo sencillos rompecabezas con esa sensación de “Déjà vu” debido al anterior Portal y de pronto nos encontramos con nuevos elementos que nos proponen retos cada vez más complicados. En este aspecto, se agradece la escasez de pistas, que nos obliga a perder unos minutos pensando cómo colocar esos elementos.

Portal 2 Screenshot

La innovación del primer juego hace perder el componente sorpresa de esta secuela, sin embargo, los chicos de Valve se han preocupado de añadir nuevos ingenios para dar más profundidad a la jugabilidad y ampliar nuestra inventiva, retos que requieren estrujarnos el cerebro para colocar inteligentemente las piezas y que resultan verdaderamente reconfortantes una vez superados.

DOS MEJOR QUE UNO

Al acabar la historia para un jugador, la cual nos puede durar entre 6 y 8 horas (dependiendo de la destreza del jugador), uno se queda con ganas de más, una experiencia que se amplía con el soberbio modo cooperativo, ya sea en local (pantalla partida, únicamente en consolas) o por internet. Nos ponemos en el papel de dos simpáticos robots de pruebas (importante haber jugado la historia para saber de donde salen estos personajillos) equipados con sendas pistolas de portales duales, donde deberemos trabajar y pensar en equipo para superar los rompecabezas que nos proponen. Colaboraciones que implican tareas como activar interruptores o crear un portal desde uno de los jugadores para que el otro pueda avanzar, ya que desde este punto sería imposible.

Portal 2 Multiplayer Screenshot

Quién lo iba a decir, no? Un juego pensado y enfocado, a priori, para una experiencia en solitario. Realmente se han lucido, ya que las posibilidades que ofrece son mucho mayores que la historia en solitario.

GRÁFICOS

No esperéis un salto gráfico ni la tecnología más puntera, es más, se trata del ya desfasado motor Source de Half Life 2 (siete añitos a sus espaldas) exprimido para mejorar efectos como el agua o la iluminación, aunque para el tipo de juego que es cumple perfectamente. La ventaja de esto es que el juego corre perfectamente en cualquier PC de gama media.
El diseño de los escenarios es realmente brillante (colocando de forma muy inteligente los distintos elementos de cada puzle, ya sea para la campaña en solitario o para el modo cooperativo), muy cuidado y perfectamente ambientado, ofreciendo esa sensación de deterioro del paso del tiempo (contraria a esa tecnología puntera del primer juego), con un buen número de detalles en las instalaciones que consiguen trasladar esa sensación de “encerrados” que propone el juego. Las animaciones en los robots son muy buenas, aunque no podemos afirmar lo mismo de la protagonista, muy poco cuidadas y que parecen de una generación anterior. El motor de físicas merece otra reverencia, maravilloso, volviéndonos a sorprender con una precisión de cirujano.

Portal 2 Screenshot

La banda sonora es muy buena y acompaña perfectamente el ritmo del juego, pero está lejos de los temazos como Still Alive del primer juego. La palma se la lleva el impresionante doblaje, no solo por su interpretación, sino por sus chistes y la ironía o el sarcasmo de GlaDOS (verdaderamente se sale). Los efectos también lucen a un gran nivel, aunque a decir verdad, algunos han sido reciclados de Half Life 2.

NOTA

LO MEJOR

– De las mejores experiencias vividas en un videojuego: original, estimulante y adictivo
– El humor que desprende el juego, desternillante
– Historia y narrativa mejoradas respecto al anterir Portal
– El soberbio y divertido modo cooperativo
– PERFECTAMENTE doblado a nuestro idioma
– Primer DLC con nuevos modos GRATUITO (algo que deberían aprender las demás desarrolladoras)

LO PEOR

– Ligeramente más fácil que el anterior
– Su duración, si tuviera un editor de mapas sería el juego perfecto
– Pese a que en un juego de este tipo los gráficos son lo de menos, es necesaria una renovación del motor gráfico

CONCLUSIONES

Valve lo ha vuelto a hacer, sin recurrir a las explotadas propuestas que saturan el mercado nos trae un título fresco y original, combinando elementos tan distintos como la acción en primera persona, las plataformas y los rompecabezas. La auténtica definición del buen gusto y de la jugabilidad perfecta, algo que solo pocas desarrolladoras logran definir.

Una auténtica obra maestra con un planteamiento inteligente y un argumento de lo más divertido, con buena variedad de rompecabezas que auguran buenas dosis de diversión y un cooperativo simple y llanamente PERFECTO. Únicamente se le puede achacar su duración, ya que uno se queda con ganas de más, algo que se hubiese podido paliar con un editor de mapas para que los usuarios hicieran las delicias, alargando la vida útil del juego hasta cotas infinitas.

3 comentarios

  1. Tengo ganas de probarlo. Es una “asignatura pendiente”.

  2. A ver si saco tiempo y se lo pido a un colega que lo tiene y desde entonces esta como tontaco… todos lo poneis por las nubes. asi que supongo que algo de razon llevareis

  3. “- Su duración, si tuviera un editor de mapas sería el juego perfecto
    – Pese a que en un juego de este tipo los gráficos son lo de menos, es necesaria una renovación del motor gráfico”
    No critiquemos un juego por lo que no es, y no pidamos un motor grafico nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: