Seguiremos viajando adonde viven los monstruos

“Míralos, con la edad que tienen y como críos, jugando a los marcianitos” te dice tu madre apoyada en el quicio de la puerta. Plomiza sentencia que con leves variaciones hemos escuchado de boca de algún  familiar, amigo, conocido o novia (la que más duele) todos los videojugadores que en el mundo hemos sido. Lo que en principio no pasa de ser una frase prejuiciosa sobre esta afición y los que la practicamos, encierra un punto de verdad impepinable. Punto que la convierte irónicamente en apología de aquellos que precisamente decidimos guardar un rinconcito con nuestra infancia en una vida adulta de obligaciones y aburrimiento, de frases hechas dictadas por lo políticamente correcto, de silencios incómodos por palabras que no se pueden pronunciar, de muros que no se deben traspasar, de miradas que es mejor apartar. De aquellos que decidimos poner un pie en esta tierra corrompida sin dejar de apoyar el otro, en delicado equilibrio, en el mundo de nunca jamás.

Sigue leyendo

Manuales, videojuegos y ecologismo. Una pequeña reflexión

La portada del manual de Super Famicom. Ahí es nada

Parece cuanto menos una actitud sensata  reflexionar sobre el desarrollo sostenible del ser humano en relación con la naturaleza. Parece necesario darse cuenta de que no podremos subsistir como especie y como civilización demasiado tiempo consumiendo recursos materiales y energéticos por encima de la oferta que generosamente nos sigue otorgando el planeta. Resultan por tanto de vital importancia medidas destinadas a optimizar, racionalizar y sensibilizar sobre el consumo de determinadas materias. Hace unos meses nos encontrábamos con que en varios hipermercados de impronunciable nombre francés (sí, tú y yo lo decimos mal, XD) se dejaban de ofrecer bolsas de plástico (derivadas del petróleo y contaminantes) a los clientes que debían o bien traer dichas bolsas de casa o adquirir nuevas bolsas de papel reciclado en las cajas, previo pago eso sí. La naturaleza ganaba, es cierto (y en este sentido todos ganamos claro), “Cagfug” ganaba ahorrando dinero en consumibles y el cliente… ganaba karma positivo supongo y perdía dinero si acudía sin bolsas al mercado.

Hoy nos enteramos de que Ubisoft pretende en pro de dicha actitud responsable en el empleo de recursos, dejar de incluir manuales en las cajas de sus juegos y distribuir los juegos de PC en carcasas de plástico ecológico 100% reciclable. En principio, los manuales en papel serán suplidos por manuales digitalizados que se incluirán en el propio software. Según la compañía francesa (mira que son verdes allende los Pirineos) por cada tonelada de papel usada para imprimir los manuales, son necesarias dos toneladas de madera y un uso de energía de 29.500 millones de julios (energía que consume un hogar en un año), gases de efecto invernadero equivalentes a más de 2.700 kilos y casi 4.000 litros de agua para desechar, ahí es nada.

Sigue leyendo